Laboratoires Expanscience
A A A
Imprimer

Osteoartritis: Historia Parte 3

  • share on facebook
  • share on twitter
  • send this page to a friend

La Osteoartritis en la edad media

En la Edad Media, la osteoartritis aún no era uno de los centros de interés importantes de la medicina, que progresivamente estaba reuniendo sus conocimientos, creando escuelas y empezando a desmarcarse de las otras ciencias.

En nuestro próximo capítulo temático, "La osteoartritis en el Renacimiento", veremos cómo con la evolución de la cirugía y el desarrollo de las escuelas y las costumbres progresa la forma de pensar, cuáles son las enfermedades reumáticas corrientes y cómo se podían tratar...
Algunas formas incipientes de una enfermedad poco conocida.

osteoartritis en la edad media

Como hemos destacado a menudo, los tratados de herboristería y los tratados médicos medievales contienen más remedios para las enfermedades oculares que para el resto de las enfermedades reunidas. Esto sorprenderá, sin duda, a todos los que opinen que las enfermedades reumáticas, y en particular la osteoartritis, debían ser frecuentes den la Edad Media, una época donde los trabajos físicamente penosos eran más que abundantes.
En realidad, esta "negligencia" de los médicos de la Edad Media podría tener la misma explicación que "el curioso silencio de los médicos griegos". Los antropólogos nos enseñan que en la Edad Media existían formas incipientes de osteoartritis, pero que la vida extremadamente breve de nuestros ancestros no permitía que esta afección evolucionase hacia formas más severas.

Por otra parte, estos mismos ancestros corrían el riesgo de recibir remedios peores que la propia enfermedad y sufrir sangrados a la mínima ocasión. En efecto, a pesar de algunos progresos, realizados sobre todo por los médicos árabes, los conocimientos médicos progresan más bien poco durante la Edad Media. En ambas orillas del Mediterráneo, se copian sin descanso las obras de Hipócrates y Galeno. Más exactamente, los traductores árabes son los primeros herederos del saber antiguo; ¡a menudo son las traducciones en latín de los textos árabes, las que dan a descubrir los autores clásicos a los eruditos occidentales!

Sin embargo, no podemos olvidar que fue en la Edad Media cuando aparecieron las primeras Facultades de Medicina y, muy especialmente, la primera Escuela de Medicina de Montpellier, donde se practicaron especialmente las primeras disecciones. Estos trabajos dejan entrever el auge de la anatomía que tuvo lugar en el Renacimiento.

ill. Junto a las sangrías, los eméticos y las hierbas medicinales, los "cauterios" formaban parte de los tratamientos utilizados por los médicos del siglo XII.

Las lecciones de antropología

La osteoartritis existía en la Edad Media, pero sus formas severas debían ser muy raras

Así lo sugiere, por ejemplo, el estudio de los esqueletos de 252 individuos que vivieron en la región se Brandeburgo (Alemania) entre los siglos XIII y XIV. Todos pertenecían al pueblo de Bernau. Sus principales actividades, agricultura y artesanía, les garantizaban unas condiciones de vida relativamente buenas para la época. Sin embargo, el 52 % de los individuos estudiados habían fallecido antes de la edad de 20 años y su esperanza de vida no era de más de 25 años. Por lo tanto, no es sorprendente que si la mayoría de los esqueletos de los 85 adultos de esta población presentaba signos de osteoartritis, no se tratase más que de formas incipientes y de gravedad entre ligera y moderada.

Un equipo de investigadores suizos nos proporciona información más precisa. El estudio de 273 esqueletos adultos que vivieron en el Neolítico y la Edad Media demuestra la ausencia de osteoartritis de las grandes articulaciones como la cadera. Otras dos enfermedades reumáticas, la poliartritis reumatoide y la espondiloartritis anquilosante, también están ausentes. Sin embargo, estos ancestros lejanos podían verse afectados de osteoartritis vertebral (cervical, dorsal y lumbar). Curiosamente, esta patología parece hacer sido más frecuente en la Edad Media que en el Neolítico. ¿Un efecto del alargamiento de la duración de vida?

Estudiando una serie mucho más importante de esqueletos (los de 695 saxones o ingleses de la Edad Media), algunos investigadores británicos descubrieron algunos signos de coxOsteoartritis (osteoartritis de la cadera) en 29 de ellos. La osteoartritis de la rodilla también está presente, pero afecta sobre todo a la rótula (14 casos) y muy poco a la articulación femoro-tibial (4 casos). Los autores concluyen que este últimos tipos de osteoartritis podría ser de aparición reciente.

Referencias
- Faber A, Hornig H, Jungklaus B, Niemitz C. Age structure and selected pathological aspects of a series of skeletons of late medieval Bernau (Brandenburg, Germany). Anthropol Anz. 2003; 61:1 89-202.
- Kramar C, Lagier R, Baud CA Rheumatic diseases in Neolithic and Medieval populations of western Switzerland. Z Rheumatol. 1990 Nov-Dic; 49(6):338-45.
- Rogers J, Dieppe P.Is tibiofemoral osteoarthritis in the knee joint a new disease? Ann Rheum Dis. 1994 Sep;53(9):612-3.

Teoría de los humores y tratamientos medievales

osteoartritis tratamientos medievales

En la Edad Media occidental, la enfermedad es, a menudo, el resultado de la intervención del cielo, y la oración es indispensable para obtener la curación. Sin embargo, los médicos se inspiran en las teorías de los antiguos griegos (aprobadas por la iglesia) que propugnan que los cuatro "humores" reflejan, en el ser humano, los cuatro elementos fundamentales del mundo:

  • la bilis amarilla (que corresponde al fuego) vuelve a la persona violenta y colérica;
  • la flema (que corresponde al agua) es responsable de la palidez, el cansancio y la falta de ánimo;
  • la atrabilis, o bilis negra (que corresponde a la tierra) es la responsable de la glotonería, la pereza y la tristeza;
  • la sangre (que corresponde al aire) vuelve a la persona jovial, generosa y enamorada.

Estos cuatro humores deben equilibrarse para que un individuo permanezca en buena salud. Por lo tanto, la tarea diagnóstica del médico consiste en determinar, observando al enfermo, qué humor se ha convertido en dominante. La fiebre indica que se trata de la bilis amarilla, mientras que el enfriamiento y la transpiración atraen la atención de la flema. En todo caso, el sangrado, por apertura de una vena o aplicación de sanguijuelas, era un método muy utilizado para equilibrar los humores. Algunos preferían la administración de eléboro:
el humor en exceso se eliminaba, en este caso, mediante diarreas y vómitos violentos provocados por el tratamiento.

ill. El eléboro, tal y como se representaba en la Edad Media.

osteoartritis tratamientos medievales

Entre los medicamentos de la Edad Media, encontramos un precursor de la aspirina.

También se recetaban algunos "medicamentos", de los que algunos, como las piedras preciosas, se utilizaban por sus virtudes mágicas. Más seriamente, las decocciones de corteza de sauce se recomendaban desde los tiempos de Hipócrates, para tratar la fiebre y algunos dolores, como quizás los reumatismos y, especialmente, los artrósicos. Este tratamiento empírico ha encontrado su prolongación en la era de la medicina científica, ya que la corteza del sauce es la fuente de la que los químicos modernos extrajeron las primeras moléculas de aspirina…

ill. Una representación de época de la teoría de los humores.

 

La medicina y las Escuelas árabes

Tras la caída del Imperio romano de occidente, el saber antiguo quedó recogido en primer lugar por los bizantinos. A partir del siglo IX, las obras de la Grecia antigua o del Imperio bizantino, especialmente los tratados de medicina, se tradujeron y estudiaron en todo el mundo árabe-musulmán. Así nacieron lo que se dieron por llamar las Escuelas árabes, que tendrían una gran influencia y en las que destacaron algunas personalidades, sobre todo por sus obras filosóficas y teológicas, pero también médicas o quirúrgicas.

osteoartritis las Escuelas árabes

Entre las más célebres cabe citar:

  • Rhases (Abu Bakr Muhammad Ibn Zakaria ar Rasi), que ejerció en Bagdad en el siglo IX. Describió la viruela y la rubéola.
  • AbulCassis o Albucasis (936 – 1013) cuya reputación como cirujano se extendió más allá de Córdoba. Redactó un célebre tratado donde afirma que la medicina y la cirugía forman una misma disciplina.
  • Avicenas (Abou Ali Ibn Abdillah Ibn Sina; 980-1037), autor del "Canon" de la medicina que se difundió ampliamente en Occidente después de que Gérard de Crémone lo tradujese al latín.
  • El médico judío Maimónides (Moses ben Maimon; 1135-1204), nació en España y se exilió al Cairo, donde se convirtió en un filósofo y un médico célebre dentro de la corte del sultán.
  • Avenzoar (Abu Marwan Abd Al-Malik ibn Zuhr 1091-1162), de Sevilla, que se interesó particularmente por las enfermedades cerebrales, pero que es conocido, sobre todo, por haber sido el maestro de Averroes.
  • Averroes (Ibn Rushd; 1126-1198), gran admirador de Aristóteles y al que, por ese motivo, se conoce en Europa como "el traductor" o "el comentador". Autor de un célebre tratado de medicina conocido con el nombre de "Colliget", que se tradujo varias veces al latín y al hebreo. Después de ejercer las más altas funciones, Averroes cayó en desgracia por defender a los filósofos contra los teólogos.

Abulcassis tuvo mucha influencia en Occidente, de donde procedían una parte de sus estudiantes y sus pacientes. Este cirujano innovador ya cosía con una tripa de gato (el "catgut" reabsorbible utilizado aún hoy en cirugía). Practicaba sobre todo la cirugía ósea y, sin duda, fue el primero que practicó la ablación de la rótula. ¿En los pacientes afectados de osteoartritis femoro-patelar?

ill. Algunos instrumentos quirúrgicos inventados por AbulCassis.

La primera Facultad de medicina del mundo

osteoartritis historia Facultad de medicina

La primera Facultad de medicina del mundo se creó en Montpellier.

Los hospitales, generalmente creados por los monjes, aparecieron rápidamente en el Occidente cristiano (en París, St-Julien -le-Pauvre se fundó en 577, y el Hôtel-Dieu en 650). Pero fue en 1220, en Montpellier, entonces bajo la soberanía del rey de Aragón, cuando se creó la primera Facultad de Medicina del mundo.

La situación geográfica de Montpellier, el contexto histórico de los siglos XII y XIII y la política desarrollada por Guillermo VIII, señor de Montpellier, parecen ser los orígenes de este trascendente evento.

ill. Los Hospicios Civiles de Beaune, fundados en 1443.

Ciudad de encrucijada entre Italia y España, próxima del Mediterráneo y del Camino de Santiago de Compostela, Montpellier acoge a numerosos peregrinos, en ocasiones cansados o enfermos, para los que era necesario crear hospitales. Los sarracenos y los judíos participaron en el desarrollo del conocimiento y eran numerosos en esta ciudad comercial tan bien situada.

En 1181, Guillermo VIII dio la autorización de enseñar "física" (medicina) en Montpellier a cualquier persona, independientemente de su procedencia. Algunos médicos judíos y árabes expulsados de España por los reyes Católicos tras la Reconquista facilitaron la fundación, 40 años más tarde, de la primera Escuela de Medicina. Introdujeron las tradiciones de los médicos griegos, pero también de Razés, Averroes, Avicenas, Maimónides y AbulCassis.

Hasta el siglo XIV, los cursos de la Escuela de Medicina de Montpellier se impartieron en el domicilio de los profesores.

Hay dos características importantes de esta escuela que merecen ser destacadas. A partir de los siglos XII y XIII se practicaron disecciones anatómicas en Montpellier. Por otra parte, había clases de cirugía, una disciplina normalmente desdeñada por los médicos medievales y reservada a los barberos-cirujanos y otros curanderos. Cabe citar, por ejemplo a Guy de Chauliac, miembro del Papado de Aviñón y cuyo tratado "Chirurgia Magna" tiene en anexo una versión latina de una obra de AlbuCassis. Dicho tratado fue, durante siglos, una obra de referencia.

osteoartritis historia Facultad de medicina

La historia no dice si los cirujanos empleaban el opio y el hachís como anestésicos, como en ocasiones se hacía en la Edad Media…

Petrus Hispanus fue profesor en la Facultad de Medicina de Montpellier antes de convertirse en Papa con el nombre de Juan XXI. Fue igualmente en Montpellier donde François Rabelais (escritor, monje que había colgado los hábitos para retomarlos posteriormente, y médico) obtuvo su título de Doctor en medicina.

El Dr Francois Rabelais (1494-1553), antiguo alumno de la Facultad de Medicina de Montpellier, más conocido por sus obras literarias.